Gas natural: una opción contra el gasolinazo

El gas natural vehicular es hasta 55% más barato que la gasolina y emite menos gases contaminantes, por eso, gobiernos locales como el de la CDMX ya usan gas natural vehicular en el transporte público y en vehículos oficiales, además, los privados pueden operar estaciones que surtan GNV.

El 17 de febrero está previsto que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público haga un nuevo ajuste al precio de la gasolina. Aunque existe la posibilidad de que los precios se mantengan (15.99 pesos el litro de Magna, 17.79 pesos el litro de Premium y en 17.05 pesos el litro de diésel), hoy la gasolina es ya 20% más cara que en 2016. Este aumento ha elevado la inflación hasta 5%, de acuerdo con cifras del Banco de México.

_MG_6361

Ahorros de hasta 55% con GNV

Los elevados precios de la gasolina y el diésel han obligado a buscar opciones más económicas, tanto en el sector público como en el privado. Incluso, diversos gobiernos han anunciado medidas para migrar el transporte público y los vehículos oficiales hacia el gas natural vehicular (GNV).

Tan sólo en enero –mes en que las gasolinas Magna y Premium, y el diésel aumentaron 14.2%, 20.1% y 16.5%, respectivamente, sobre el precio máximo observado en diciembre de 2016–, los estados de Morelos, Jalisco, Michoacán, Yucatán y la Ciudad de México anunciaron su intención de convertir sus vehículos oficiales y el transporte público a GNV, ya que actualmente cuesta $8.10 el litro. Es decir, 55% menos que el precio de la gasolina Premium.

Por ejemplo, la Ciudad de México anunció que serán convertidas 1,259 patrullas a gas natural vehicular, con lo que la ciudad ahorrará hasta 48% de su presupuesto destinado a combustible. También se sustituirán las rutas de transporte público concesionado por corredores, en los cuales se saca de circulación a microbuses –que usan gasolina– y se introducen camiones que usan GNV.

Además, el Metrobús funciona con gas natural, lo que ha permitido que haya 122,000 toneladas menos de CO2 al año, según la página web de este servicio de transporte.

Reducción de emisiones con GNV

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el uso de GNV reduce en 25% las emisiones de CO2 si se compara con la gasolina y en 35% si de diésel se trata. También reduce en 35% el NOx (óxidos de nitrógeno), en 95% el monóxido de carbono –el cual es altamente tóxico– y no emite partículas negras (las cuales son una de las principales causas de las contingencias ambientales y producen enormes daños a la salud).

Invertir en estaciones virtuales

Esta migración en el transporte público y en los vehículos oficiales requiere una infraestructura capaz de atender la demanda de gas natural. Ampliar la red de ductos es un procedimiento muy complejo y caro, así que la transportación sobre ruedas del gas natural –la especialidad de Neomexicana– es una de las soluciones más viables.

Las estaciones virtuales, en las cuales hay despachadoras de gas natural vehicular que no están conectadas a ductos sino a contenedores, son ahora la opción que tanto gobiernos como iniciativa privada están buscando para reducir sus costos en el transporte sin sacrificar la seguridad.

Con la apertura del mercado de combustibles, el sector privado puede ahora invertir en estaciones de gas natural vehicular, área en la que en Neomexicana somos pioneros: junto a ComSustenta operamos la primera estación virtual abierta en México y somos expertos en la planeación y puesta en marcha de este tipo de proyectos.

Con el alza en el precio de las gasolinas se abren oportunidades para transitar hacia un combustible económico, amigable con el medio ambiente y que permite la inversión privada. Desde esta perspectiva, el gas natural se ha convertido, en los últimos años, en el mejor exponente de una economía de transición en el mercado energético global.